CLOSE

Now Commenting On:

San Diego Padres

San Diego Padres

SAN DIEGO - De niño creciendo en Tijuana, México, Eduardo Ortega no era el mejor jugador de béisbol en la cuadra. Ni era el mejor en su familia.

Él lo sabia, y sus hermanos se lo recordaban en caso de que se le olvidara.

"Ah, yo no era muy bueno," dijo Ortega. "Adoraba el deporte. Pero no lo podía jugar muy bien."

Así que, de joven Ortega miraba desde las líneas de banda cuando no había sido escogido para un equipo-o desde el banco cuando lo había sido-- y imitaba al locutor original de la radio en español para los Padres, Mario Thomas, anunciando un partido de las Grandes Ligas.

La simulación ha acabado, y el sueño del béisbol perdura. Ortega, de 42 años de edad, celebró su vigésimo quinto año en el 2005 anunciando los partidos en español para las Grandes Ligas, su vigésimo año como locutor para sus queridos Padres de San Diego.

Su incapacidad de conectar o jugar defensivamente resultó ser una bendición.

"Para mí, es un trabajo de sueño porque crecí siendo un aficionado de los Padres," dijo Ortega. "Trabajo para el club, pero no se siente como trabajo. Yo siempre he dicho que el mejor trabajo en el béisbol, si no eres una estrella del deporte, es siendo un locutor. Adoro la radio porque tienes que mantener la audiencia y ser creativo."

Desde el 1998 Ortega se ha unido con el analista Juan Ávila para crear uno de los tándemes más reconocibles en el Béisbol de las Grandes Ligas. El par continúa una tradición que empezó en el 1969 con Thomas y su socio, Arnoldo Sánchez Fontés para la primera trasmisión en español de los Padres. Thomas trabajó también con Gilberto Delgado Lizarraga por una temporada en el 1970 y con Gustavo López Moreno para las próximas 22 temporadas.

La lista larga de nombres que trabajo con Thomas y los Padres incluye Gustavo López Estrada, Matías Santos Martínez, Rogelio Escobar Zaragoza, Jesús Rocha Barraza, Eduardo Valdez-Vizcarra, Rene Mora y Homóbono Briceño. Desde el 1986 al 1997, Ortega trabajó con su ídolo, Thomas.

Sólo los Dodgers de Los Ángeles (1959) y los Houston Astros (1965) han transmitido los partidos en español por más tiempos que los Padres.

"No puedo creer cuán afortunado soy para estar aquí en este trabajo con Eduardo," dijo Ávila. "Algunos de los locutores más importantes de Latino América han estado aquí, y ahora yo estoy aquí. Tengo la responsabilidad de darle lo mejor de mi."

La obligación de Ávila es también personal. Thomas es de Mazatlán, México el mismo pueblo donde Ávila se creo, y donde creció escuchando cuentos de la gloriosa y resonante voz de Thomas. Él también escuchó a otro héroe del vecindario, Valdez-Vizcarra, que transmitió los juegos en Mazatlán durante 30 años y que también trabajado por un período con Thomas para formar el dúo de locutores más legendarios que han salido de Mazatlán.

"Estoy representando a estos tipos," dijo Ávila. "Estoy haciendo el mejor trabajo que puedo porque estos tipos fueron los mejores, y ellos son de mi pueblo natal."

Ávila no es uno para picar sus palabras. Él dice que procura la perfección porque no hay lugar para el error.

"Estamos tan cerca a México, tu español necesita ser bueno, mejor que bueno. Tiene que ser perfecto," dijo Ávila. "Tienes que tener un conocimiento excelente del partido y un conocimiento del idioma. Si no, la gente te lo hará saber. "

Esa no es la única razón por cual buscar la perfección. La transmisión en español de los Padres es un vehículo fuerte utilizado por el club para promocionar las iniciativas en Baja California. Entre las muchas metas previstas en la búsqueda del mercado Mexicano será la venta de entradas, la atracción de una nueva base de aficionados al partido y, por supuesto, la ganancia.

Los Padres son uno de los pocos equipos que reclama hacer una ganancia en su radio transmitido en español.

"Somos el único club de béisbol con una frontera a los 20 minutos de distancia, y hemos tomado la decisión de incluir esa área como parte de nuestro esfuerzo del márketing," dijo Angélica Ortiz, la asistente directora de márketing para el equipo. "Si la gente nos oye o nos ve, definitivamente tendremos una audiencia cautiva. Nosotros los podemos husmear en varias maneras, tradicionales o atípicas."

Allí es donde los datos recogidos son pertinentes. Los Padres utilizan un estudio de investigación llamado OMNIBUS para determinar la población de Tijuana en el 2004 como uno de sus instrumentos. El estudio indicó que el 41 por ciento de la población de Tijuana son aficionados del béisbol y de ese 41 por ciento, el 51 por ciento tienen Visa para cruzar la frontera. Dentro de ese grupo, el 34 por ciento son aficionados de los Padres. Aunque es desafiante a estimar la ganancia del club engendrada de México diariamente, el empujón para lograr ese mercado podría aumentarse. Sin embargo, los esfuerzos para alcanzar la audiencia de habla hispana por un medio como la trasmisión de la radio en español también podría incrementar a través de la liga, no solamente en San Diego.

El poder adquisitivo del mercado hispano casi llego a los $700 billones en el 2004 y se espera exceder $1 trillón en el 2010, según el "Hispanic Business Inc." El poder adquisitivo - los ingresos disponibles personales, o los ingresos post impositivos disponibles para comprar los bienes y los servicios -- es una medida de la importancia económica relativa de un segmento de mercadotecnia.

"La población hispana es algo que cada club tiene que considerar," dijo el dueño de Los Padres John Moores. "Los mercados tendrán que percibir el efecto de la creciente población hispana, que es muy verdadera. Cuando el poder económico de los hispanos aumente, tendrá que ser reflejado en la presencia adicional de televisión y de la radio. Sucederá porque allí será donde estará el dólar, y los brazos del marketing de cada equipo de béisbol continuarán persiguiendo el dólar. Es acerca de un interés culto por parte de los clubs, y eso sigue el dólar."

La obligación del equipo a la potencia de la transmisión en español para alcanzar el mercado, engendrar ingresos y proporcionar un producto de la calidad para los aficionados son algunas de las razones por cual Ortega y Ávila anuncian los 81 partidos en casa y son uno de sólo cinco equipos de emisora que viajan a todos los 81 partidos en ronda. Los Dodgers, los Ángeles, los Marlins y los Rangers también tienen locutores que viajan a cada partido.

"Cuando transmites un partido, entras en un hogar y formas parte de la familia de los aficionados," dijo Ortega. "Ellos escuchan con sus madres y padres, hermanas y hermanos. Esa es una enorme responsabilidad y un privilegio. Por eso nosotros hacemos lo mejor posible. La gente nos escuchan."

Jesse Sánchez es un reportero para MLB.com

{}
{}